;

Cómo reducir el ping en Xbox Series X y S

Todo el que haya jugado una partida en línea sabe lo que significa tener un mal ping. Ya sea inestable o muy alto, es capaz de influir en la experiencia al punto de arruinar toda la diversión. Para asegurar que esto no te suceda, en este artículo veremos algunas soluciones para reconocer y eliminar las diferentes causas.

¿Qué tan alto o bajo es el ping ideal?

El ping puede representarse de varias formas. Como regla general, se mide en mili segundos (ms) y debería estar por debajo de los 60 al jugar en línea en tu Xbox Series X o S.

Con un ping de 80, tendrás dificultades como lag en tus partidas. Un ping de 200, por ejemplo, significa que verás las acciones de tu oponente en tu pantalla después de dos décimas de segundo.

Básicamente, lo que queremos es que le ping sea lo menor posible.

¿Cómo reducir el ping en tu Xbox Series X o S?

Hay muchas maneras de mejorar el ping en la Xbox Series X o S. Las siguientes soluciones son garantía de éxito: revisar tu conexión a Internet, conectar tu Xbox a Internet con un cable Ethernet en lugar de usar una conexión WLAN, usar una VPN y cambiar la configuración del servidor DNS por defecto en tu consola.

Veamos esto a más detalle:

Revisa tu conexión a Internet

La propia Xbox tiene una herramienta muy útil y eficiente para ello.

La configuración ‘remote play’ muestra qué ajustes son los más débiles. El primer análisis que realices debería ser siempre revisar tu conexión a Internet.

Conecta la Xbox con cable en lugar de usar una red WLAN

Conecta tu consola con un cable Ethernet. A menudo, la recepción entre tu router y tu tarjeta WLAN puede no ser la mejor. Esto puede deberse a la presencia de obstáculos físicos entre tu Xbox y tu router, o puede que simplemente estén demasiado alejadas.

Si el problema es la distancia y no tienes un cable lo suficientemente largo, te recomendamos usar un adaptador powerline.

Usa una VPN

Muchas veces, aunque no siempre, es útil configurar una conexión VPN para estabilizar o incluso reducir tu ping. La razón es que así los paquetes de datos pueden ir a un servidor que esté más cercano al servidor VPN. Además, tu proveedor de Internet no podrá priorizar tus diferentes transferencias de datos dependiendo del servicio ya que no tendrá acceso a los mismos.

El único problema es que la Xbox no tiene una función VPN integrada. Aún así, en el artículo “VPN en Xbox Series y S: Cómo funciona” o en el siguiente vídeo te mostramos cómo usar una conexión VPN con tu consola.

También puedes conectar tu Xbox a otro router VPN o punto móvil para establecer una conexión encriptada. En cualquier caso, si todavía no tienes un router VPN la solución más fácil y barata es usar una Shellfire Box.

Haz clic aquí para más información sobre la Shellfire Box.

Cambia la configuración del servidor DNS en tu Xbox

Puedes hacerlo desde la sección Redes > Configurar conexión a Internet. Selecciona el modo manual bajo la configuración DNS e introduce un nuevo servidor DNS.

Intenta con una de las siguientes opciones:

  • OpenDNS: 208.67.222.222 y 208.67.220.220
  • Cloudflare: 1.1.1.1 y 1.0.0.1
  • IBM Quad9: 9.9.9.9
  • Google: 8.8.8.8 y 8.8.4.4

Si cambiar la configuración del servidor DNS no te da resultados, siempre puedes volver a la configuración inicial.

Juega en servidores que estén más cercanos a ti geográficamente

Los modos multijugador suelen darte la opción de elegir entre diferentes servidores. En la mayoría de los casos, muestran la carga del servidor y su ubicación. Intenta siempre elegir el que esté más cerca de tu localización.

Conclusión

Así como existen muchas causas para un ping alto, existen también muchas soluciones. En este artículo hemos dado un repaso a las más importantes.

Imagen destacada: kunilanskap / 123RF

5/5 (1)

How did you like this post?