VPN o servidor proxy: ¿cuál es mejor?

Las VPN (redes privadas virtuales) y los servidores proxy son usados para mejorar la privacidad y el anonimato en línea. Estos servicios se usan también para sortear las restricciones geográficas y la censura. Al comparar soluciones VPN y proxies, debemos considerar ciertas diferencias clave. Lo que ambas opciones tienen en común es que establecen conexiones entre sitios web a través de direcciones IP anónimas. La IP y la identidad del proveedor del servicio se usan en lugar de las del usuario.

A diferencia de un servidor proxy, una VPN encripta toda la conexión de datos. Un proxy oculta a los usuarios detrás de una IP proxy, pero los datos no se encriptan ni son completamente seguros. Existen también diferencias evidentes entre servidores proxy y VPN en términos de rendimiento y velocidad.

Un vistazo a VPN y servidores proxy: ¿para qué se usan?

Un proxy, al ser un servidor, representa un tipo de puente entre un programa e Internet. A ojos de terceros, la información transmitida en el proceso tiene la dirección IP del servidor proxy. Como regla, también se puede usar un proxy para acceder a webs bloqueadas, por ejemplo, por la censura de algunos países. Sin embargo, un servidor proxy no encripta los datos durante la transferencia, así que, en realidad, cualquier persona puede ver los datos transmitidos. Un proxy es útil para usos simples como ocultar datos, por ejemplo, para evitar geobloqueos. No es recomendable si lo que se busca son medidas de anonimato exhaustivas.

Las VPN son herramientas mucho más potentes. A diferencia de servidores proxy, las VPN también se ocupan de la privacidad y anonimato. Establecen túneles encriptados usando protocolos VPN específicos (por ejemplo IKEv2 IPsec, OpenVPN, SSTP o Wireguard). Todos los datos son encriptados entre el ordenador y el servidor VPN. Las VPN cubren la mayoría de las áreas de aplicación de un servidor proxy y además ofrecen la ventaja de encriptar datos.

¿Qué ventajas ofrece una VPN en comparación con servidores proxy?

Un cliente VPN tiene numerosas ventajas sobre un servidor proxy. Estas incluyen velocidad, protección de datos, seguridad y rendimiento al ver contenido en streaming y con descargas.

Ventajas de velocidad

La velocidad es un factor crucial en el mundo del Internet moderno. El vídeo y streaming de alta resolución son solo algunos ejemplos de por qué la velocidad es tan importante. Tanto una VPN o un proxy, o las redes Tor, son básicamente pasos intermediarios entre el ordenador y el Internet. De esta manera, la posible velocidad de transmisión puede verse afectada. Sin embargo, esta interferencia se muestra en diferentes grados.

Las proxies pueden ser lo suficientemente rápidas para la navegación ocasional o enviar correos. Cuando se trata de tareas como ver vídeos por streaming, tienden a ser muy lentas e inconsistentes. Además, se recomienda precaución al transferir datos a través de un proxy debido a la falta de encriptación.

La mayoría de las VPN ofrece suficiente velocidad para altas transferencias de datos, sin embargo, esta puede variar de acuerdo a muchos factores. Uno importante es la ubicación. Cuando se trata de velocidad, los usuarios deberían elegir un servidor VPN cercano. Las conexiones a servidores VPN en una ubicación más lejana pueden afectar la velocidad de transmisión. Algunas redes privadas virtuales conectan automáticamente usuarios y servidores con una carga de datos menor. Esto es beneficioso para la velocidad, incluso si el servidor más cercano no está siendo utilizado.

Haz clic aquí para navegar y descargar de manera anónima, rápida y segura con Shellfire VPN!

Mayor protección de datos con VPN

Un proxy básicamente se identifica con el servidor objetivo como un representante. Algunos son anónimos y ocultan la dirección IP, pero también hay proxies transparentes que no lo hacen. Algunas variaciones también encriptan la URL visitada localmente en el PC.

Las VPN aseguran un nivel más alto de protección de datos. Cuando se usa una VPN, los rastreadores de las webs solo podrán ver la dirección IP asignada por el servidor VPN. Si bien algunos servicios pueden identificar el tráfico VPN, los datos transmitidos por este tráfico seguirán encriptados. En teoría, el proveedor VPN es la única entidad que puede ver la identidad del usuario al utilizar una VPN. En la práctica, es mejor seleccionar un proveedor como Shellfire que no guarde archivos log.

A diferencia de servidores proxy, las VPN también pueden encriptar todos los datos transferidos, garantizando el nivel más alto de seguridad y anonimato, especialmente si confías en un proveedor VPN, como Shellfire, que no guarda archivos log.

Seguridad avanzada

La seguridad de una conexión a Internet es el criterio decisivo para muchos usuarios cuando se trata de elegir una VPN. El proxy promedio difícilmente podrá garantizar la integridad de una conexión. Los dos protocolos proxy más usados son HTTPS y SOCKS. Ninguno contribuye a la encriptación del tráfico de datos.

Los proxies basadas en HTTPS pueden asegurar el mismo nivel de encriptación que una web HTTPS. Aquellos que quieren usar un proxy gratuito deben ser conscientes de sus capacidades y limitar las visitas a webs HTTPS usando este proxy.

Con VPN, la seguridad de la conexión a Internet es mucho más alta. Primero la VPN encripta todo el tráfico de datos del dispositivo usado al servidor VPN apropiado, y luego lo envía al sitio o servicio de destino. En caso de que ocurran ciberataques o espionaje, por ejemplo con un sniffer, el hacker solo recibirá un paquete de datos encriptados. No podrán hacer nada con esto. Los servicios VPN ayudan entonces a asegurar que los usuarios pueden establecer conexiones seguras incluso en redes extranjeras. Esta es una ventaja de seguridad, especialmente con redes WLAN sin protección.

Rendimiento al descargar y ver contenido en streaming

Tanto los servidores proxy como las VPN son compatibles con servicios de streaming. Es posible ver esos contenidos si los usuarios eligen servidores rápidos y estables. También es posible ver en streaming desde el extranjero, pero la estabilidad y velocidad pueden variar entre ambos servicios.

Una VPN usualmente consigue las velocidades de transmisión más altas y se beneficia de resultados estables. El rendimiento en concreto depende de la ubicación del servidor y la carga correspondiente de datos en cada caso. A comparación de un proxy, una VPN presenta una mejor solución para streaming. Sin embargo, debes tener en cuenta que algunos de los proveedores de contenidos bloquean las conexiones establecidas por una VPN promedio. Esta es una contramedida preparada para usuarios que quieren acceder contenido que no está permitido en su región.

¿Tienen los servidores proxy alguna ventaja sobre las VPN?

Un servidor proxy es una solución sencilla y muy fácil de usar. Es la solución preferida cuando lo que se quiere es una dirección IP anónima y no se da mucha importancia en la encriptación de datos. Un caso de uso es un acceso rápido a contenido geolocalizado. El uso de una proxy no es recomendado para actividades en línea que involucren datos importantes. Sin embargo, en la práctica, usar una VPN no es más complicado que usar un proxy. Una vez que se ha instalado la VPN, basta con hacer un clic para poner todo en marcha.

¡Haz clic aquí para más información sobre la solución segura, fácil y anónima de Shellfire VPN!

Conclusión

Básicamente, tanto proxies como VPN tienen sus áreas de uso óptimo. Considerando la cada vez mayor relevancia de la protección y seguridad de datos, una VPN es preferible para la mayoría de conexiones debido a sus funciones de encriptación. Cuando se trata de transferir datos personales sensibles, los usuarios deberían siempre optar por una VPN en lugar de un proxy.

5/5 (1)

How did you like this post?